jueves, 2 de noviembre de 2017

Manual del buen Barranquista: Todo lo que debes saber en Barranquismo



1.       Supervisión y comprobación de:

1.1.    Itinerarios
1.2.    Material de protección, de seguridad y  su mantenimiento
1.3.    Material de socorro
1.4.    Aparatos de comunicación
1.5.    Avituallamiento
1.6.    Información meteorológica
1.7.    botiquín

2.       Identificación de peligros objetivos y subjetivos en un barranco:

2.1.    Climatológicos
2.2.    Naturales (crecidas ríos, desprendimientos...)
2.3.    Fisiológicos (fatiga, hipoglucemia, deshidratación...)
2.4.    Físicos (insolaciones, traumatismos, hipotermias, picaduras...)
2.5.    Psicológicos (sobreestimación, miedos...)

3.       Reconocimiento previo de:

3.1.    Características de los tramos del itinerario
3.2.    Escapes
3.3.    Tipo de actividad de riesgo (valoración de toboganes, saltos...)
3.4.    Posibles contingencias (roces de cuerda, salidas complicadas...)
3.5.    Puntos para fácil extracción del accidentado
3.6.    Puntos de cobertura
3.7.    Vivac de emergencia

4.       Determinación de protocolos de actuación en situaciones de riesgo:

4.1.    Organización interna del grupo
4.2.    Elección del material de seguridad y de comunicación
4.3.    Revisión del material al comienzo de la actividad y durante el desarrollo de la misma
4.4.    Comunicación interna y externa
4.5.    Coordinación con otros técnicos y equipo de rescate
4.6.    Evacuación y rescate (emergencias, guardia civil, servicios de socorro de montaña...)
4.7.    Centro médico y farmacia más cercanos

5.       Formación previa:


______________________________________________________________________________


  1.    -      Supervisión y comprobación

1.1. Itinerarios: A la hora de comprobar un itinerario tenemos que tener en cuenta una serie de factores como son:

  • ·         Cambios que puedan haberse producido en el recorrido
  • ·         Duración y distancia del recorrido
  • ·         Dificultades que podamos encontrarnos 
  • ·         Capacidades físicas de las personas que van a desarrollar la actividad
  • ·         Nuestras propias capacidades y nivel físico y mental
  • ·         Cartografía de la zona y elementos con los que orientarnos y saber en que punto nos encontramos en cada momento
  • ·         Equipos de comunicación externa e interna si fuese necesaria

Desde nuestra casa podemos preparar los itinerarios de varias maneras, disponemos de google earth, wikiloc, base camp, descripciones técnicas en barrancos  y muchas opciones más que nos permiten tanto ver la ruta que ha seguido alguien con anterioridad como diseñar nuestra propia ruta o itinerario.



1.2. Material de protección, de seguridad y  su mantenimiento: Tenemos que tener control del material de seguridad que vamos a llevar, los elementos de protección de los que dispondremos  (en el caso que tuviésemos que utilizarlos saber cómo) y, hacer hincapié en la importancia de su mantenimiento (antes, durante y tras la actividad). Recordamos revisar bien las instalaciones siempre, para comprobar que no están dañadas o deterioradas (teniendo en cuenta que debemos llevar en nuestra mochila material de instalación).


1.3. Material de socorro: En el caso de tener un accidente o incidente y necesitar gestionar o colaborar en una evacuación, tenemos que tener bien claro el material de socorro del que disponemos en nuestro equipo (previamente preparado) y debemos saber cómo utilizarlo, para ello se requiere una formación previa, completa y adecuada.  


1.4. Aparatos de comunicación: Hoy en día los materiales de comunicación de los cuales podemos disponer a la hora de hacer un descenso han evolucionado significativamente. Como bien sabemos, en el interior de un barranco no dispondremos de cobertura la mayor parte de las veces, por lo tanto deberemos de saber  los puntos más cercanos a nuestra posición durante el descenso  a  los cuales nos podremos desplazar para hacer una llamada de emergencia.
Recordamos que el 112 tiene cobertura ampliada (es decir recoge los repetidores de todas las compañias) y puedes no tener cobertura con tu compañia y tener con otra, o no tener con ninguna, además no necesitamos ni saldo, ni tarjeta para realizar la llamada, por lo tanto podemos llevar un teléfono antiguo en nuestro bidón estanco con batería para realizar este tipo de llamadas, hay quien prefiere  también llevar su teléfono personal (a sabiendas que el bidón es estanco hasta que deja de serlo).  
                                          
 Otras opciones son los Walkies para la comunicación interna, teléfonos “indestructibles”, “sumergibles”; e incluso hay barrancos de los que disponemos de un poste con un teléfono para una llamada de emergencia.

 
Barranc de l´Infern, Vallfosca (Cataluña)    




 Son varias la opciones de las que podemos disponer, pero siempre teniendo clara la importancia de la comunicación tanto interior como exterior en el transcurso de nuestras actividades.

1.5. Avituallamiento: Dependiendo del grupo y de la cantidad de personas que vayan en él, es muy  importante tener presente  el avituallamiento. Todxs hemos hecho un barranco sin agua, apenas sin comida y sin llevar más que unas barritas... Al avituallamiento le damos importancia cuando realmente lo precisamos y no está a nuestro alcance.  

Estar bien hidratados es de vital importancia para estar al 100% durante el descenso del barranco y prevenir lesiones, por lo tanto debemos beber periódicamente como prevención, incluso sin sensación de sed, porque podría aparecer como síntoma de una deshidratación.

Llevar comida también es importante, nunca sabemos lo que puede pasar en el barranco, en cualquier momento podemos tener un percance que alargue considerablemente nuestro descenso, por lo tanto no está demás llevar un poco de comida que nos aporte esa energía necesaria y esa fuerza extra que pueda que necesitemos (frutos secos o  fruta nos aportaran energía).

1.6. Información meteorológica: En la preparación de la actividad, siempre tenemos que comprobar la meteorología, tanto de los días anteriores como de los mismos días del descenso, llevaremos un seguimiento tanto a nivel visual, observando nuestro alrededor, como mirando en las diferentes páginas de internet que nos proporcionen esta información (aemet, meteoblue, eltiempo.es, el tiempo.com...).  Tenemos muchas opciones, la más correcta es consultar varias fuentes para contrastar información.

Preguntar a la gente del lugar, sobre todo en pueblos pequeños a las personas más mayores, nos puede proporcionar una información extra muchas veces valiosa.

1.7. Botiquín: El botiquín, nuestro gran compañero en caso de emergencia. Su importancia es indiscutible, pero a veces no sabemos muy bien que llevar dentro. Debemos obtener una formación básica en primeros auxilios y personalizarlo según nuestros conocimientos (recordando que no tenemos competencia para dispensar medicamentos). A continuación una comparativa de varios botiquines comerciales extraída de sosmontaña.com,  página donde podremos encontrar mucha más información, como una propuesta de botiquín completo, y otras referentes a seguridad y medicina de montaña.


 


2.       Identificación de peligros objetivos y subjetivos en un barranco:

2.1. Climatológicos: La climatología y su conocimiento puede marcar la diferencia entre tener una actividad agradable y pasar la peor experiencia de nuestras vidas. Deberemos saber reconocer lo tipos de nubes y el desarrollo de cada una, saber la cuenca del barranco en el que estamos o nos vamos a meter para saber si en caso de lluvias es torrencial o no lo es.
Un previo estudio sobre ella nos ayudara a decidir si entrar al barranco, elegir otro y simplemente quedarnos en el bar tomando una cerveza y esperando otro día.
Debemos tener claro que el barranco va a seguir ahí y que si por causas meteorológicas no lo hemos podido descender, ya tendremos otra oportunidad. 



Podemos tener tormentas eléctricas, (Uno de los claros indicadores de tormentas eléctricas son los cumulonimbos, arriba indicados en el dibujo) , en las cuales estamos en un fuerte peligro dentro del barranco, tanto por la cantidad de agua que pueden soltar en poco tiempo como por sus rayos, llevamos gran cantidad de metal colgando de nuestro arnés, además de que vamos metidos por el interior de un barranco, la mayor parte de las veces con agua, pues bien, estamos en uno de los lugares más peligrosos en caso de tormenta eléctrica en el caso de caer un rayo tanto el agua, el metal, nuestro propio cuerpo e incluso el mismo barranco son muy buenos conductores de electricidad así que todxs fuera del barranco lo antes posible o si no podemos salir por el motivo que sea,  debemos buscar un lugar seguro donde refugiarnos y claramente separarnos de nuestro arnés lleno de metal, del suelo sentándonos sobre nuestra mochila y  del material mojado. (Teniendo en cuenta el no entrar en hipotermia)

2.2. A los peligros naturales estamos expuestos en cualquier momento, podemos tener un perfecto control de la situación y de repente haber un desprendimiento, romperse una presa natural, etc. Este tipo de peligros llamados “objetivos” no podemos controlarlos pero muchas veces podemos anticiparnos a ellos, y con un buen seguimiento poder llegar a evitarlos o provocarlos para que nadie pueda resultar herido. Si sabemos que ha habido fuertes lluvias en la zona es posible que el terreno este inestable y reblandecido, que hayan caído arboles al suelo y que el agua los haya arrastrado, como también  ramas o  piedras al cauce. Se pueden haber hecho presas naturales por la acumulación de estos materiales y ponernos en serios problemas en el caso de romperse. Además de estas hay mas circunstancias que debemos tener en cuenta dependiendo del lugar, la época y el terreno donde se encuentra.
Además de comprobar la meteorología y llevar el seguimiento antes mencionado sobre la misma para evitar sustos como puede ser una fuerte crecida del caudal.

2.3.  Fisiológicos: Nuestro estado fisiológico influirá negativa o positivamente en el desarrollo de la actividad. Para evitar contratiempos, tras elegir la actividad, debemos  planificar los periodos de actividad y descanso, así como de comida e hidratación.
Los estados de fatiga, falta de alimento, deshidratación… producen una falta de concentración y atención, que puede traducirse en fallos de seguridad y accidentes evitables.
Será imprescindible conocer nuestros propios límites, valorar nuestro estado y tener un buen entrenamiento previo, prestando especial atención a nuestros puntos más débiles como lesiones previas y recidivantes.

2.4.  Físicos: Debemos ser conscientes de los riesgos relacionados con la flora, la fauna, la temperatura  extrema, la progresión por terreno inestable, la altitud… todos aquellos elementos que puedan causarnos una lesión física, y seguir recomendaciones generales, como no levantar piedras para evitar las picaduras, llevar cubiertas las piernas para evitar contacto con plantas urticantes, un calzado que nos sujete y estabilice los tobillos, etc etc. Insistiremos en la prevención, y nuevamente en el conocimiento de los primeros auxilios.

2.5.  Psicológicos: la percepción de la situación condiciona nuestra actuación. Ante factores personales como la sobreestimación, incertidumbre, habituación al riesgo, carácter… y factores de influencia del grupo en la toma de decisiones, podemos actuar de forma imprudente. Es esencial  detectar estas influencias, ser objetivo, aprender a interrumpir la actividad de forma segura si fuese necesario y aportar una influencia positiva y realista al grupo.

3.       Reconocimiento previo:

En un estudio previo sobre el itinerario que haremos, hay puntos que debemos tener muy en cuenta para el correcto desarrollo de la actividad y para no tener ninguna sorpresa ni contratiempo, toda preparación siempre será poca y es mejor ir muy preparadas para minimizar los riesgos.

3.1. Características de los tramos del itinerario: Las características de los tramos del itinerario nos las marcaremos nosotrxs mismxs, o muchos de los barrancos ya están reseñados por tramos bien sea por su larga duración, diferentes tramos de dificultad o bien porque a quien hizo dicha reseña le pareció mejor hacerlo así, si nos parece bien como esta partido adaptaremos esta información a nuestro grupo, sabiendo bien  la condición física de las participantes de la actividad y si es posible desarrollarla con este grupo de personas.

3.2. Escapes: En casi todas las reseñas veremos puntos de escape señalados, o bien en el  croquis o en la ficha técnica de barranco. Estos puntos debemos de saber localizarlos para, en caso de accidente, crecida o cualquier imprevisto, poder actuar lo más rápido y eficazmente posible.

3.3. Tipo de actividad de riesgo: En puntos señalados como toboganes, saltos, etc., debemos hacer una valoración antes de realizarlos, sobre todo si es principio de temporada o después de fuertes lluvias.  Es esencial ya que puede haber arrastrado rocas, ramas o incluso arboles, puede haber colmatado la zona de recepción y podemos hacernos mucho daño, por lo tanto es importante esta valoración anterior aunque este claramente especificado en el croquis.



En los saltos, jamás saltaremos con las dos piernas juntas, ya que esto puedo provocar que nos desequilibremos y tengamos una muy mala caída y nunca miraremos donde vamos a caer en el momento del salto ni mientras caemos, ya que provocara que nuestro cuerpo se vaya hacia delante, la mirada siempre al frente. Saltaremos con un pie delante y el otro atrás, lanzando la pierna atrasada como para dar un paso e  impulsándonos con la otra para dar una larga zancada (teniendo en cuenta que cada salto es diferente, tendremos que valorar la distancia de la zancada), en el aire, con movimientos de cuerpo, brazos y piernas nos estabilizaremos, y la entrada en el agua la haremos rectos como una tabla y con los brazos o bien pegados al cuerpo o cruzados en el pecho con los codos bien recogidos (como en la foto anterior), con esto evitaremos daños como luxaciones de hombro, palmetazos al agua y demás.





En los toboganes, lo primero que tendremos en cuenta es que al acercarnos a ellos podemos resbalarnos, por lo tanto iremos con mucha precaución. Aquí la posición será completamente tumbados (si nos sentamos, dependiendo del tobogán podemos darnos de cara contra el agua), y con los brazos cruzados sobre nuestro pecho y los codos bien recogidos. Podemos encontrar toboganes rectos o que en algún momento giren a derecha o izquierda, en este caso pondremos la pierna de la parte exterior de la curva sobre la otra, para de esta manera ayudar a nuestro cuerpo a girar con más facilidad.


3.4.  Posibles contingencias: En un análisis previo y con contraste de varias fuentes, tendremos la mayor información posible sobre los puntos que roza la cuerda (donde podremos utilizar un protector para la cuerda o incluso la mochila si es posible), las cabeceras que son de acceso delicado (estas suelen tener un pasamanos para acceder a ellas aunque no siempre), lo resbaladizo que puede ser y demás información que no estará de más para estar preparados en el caso que tuviésemos que realizar alguna maniobra.

3.5. Puntos para fácil extracción del accidentado: Otra cosa a tener en cuenta en nuestra preparación es observar y estudiar bien las zonas para una posible extracción en caso de accidente. Es una valoración que cuando vamos en deportivo no hacemos mucho hincapié o simplemente no lo miramos, pero es importante tener este tipo de información ya que continuamente estamos expuestas a imprevistos.
La zona deberá ser lo más amplia posible en caso de helicóptero, intentaremos que sea una zona seca y aislada de zonas peligrosas, y que sea “cómoda” para actuar (dentro de lo posible)

3.6. Puntos de cobertura: Saber dónde podemos encontrar puntos de cobertura dentro del barranco (en el caso que los hubiese) o donde estará la zona más cercana donde la  podamos encontrar para realizar una llamada de emergencia  en el caso que fuese necesario. El 112 aun teniendo una cobertura casi en todas partes, no podemos descartar el estar metidas en ese “casi” y que no podamos realizar la llamada.

3.7. Vivac de emergencia: En actividades le larga duración o con grupos grandes o por un accidente de complicado rescate, donde el tiempo estimado puede crecer considerablemente y meternos en la noche, tenemos que tener prevista una zona donde poder pernoctar y preparar un vivac improvisado con el material del que dispongamos. Este tendrá que ser lo más aislado posible de la zona con agua y lo más seco que seamos capaces de hacerlo, esto dentro de un barranco es muchas veces complicado pero haremos lo que podamos con el material del que dispongamos. Nuevamente insistimos en la formación.


4.   Determinación de protocolos de actuación en situaciones de riesgo:

4.1. Organización interna del grupo: Cuando vamos a hacer una actividad con un grupo sea de personas conocidas entre sí o desconocidas, es muy importante la organización interna. Debemos organizarnos para el desplazamiento, para la organización del material  (así no llevar material que no sea necesario), organización para ver donde están los botiquines, saber todxs donde están los aparatos de comunicación y el funcionamiento de los mismos, saber quiénes han sido los que han preparado la actividad y tener a disposición de todxs la información necesaria (mapas, reseñas, croquis, paginas de interés, permisos...)
También debemos tener claro dentro del grupo que tipo de comunicación interna se va a utilizar, siendo esta mediante silbato, gestos o acciones en puntos de poca visibilidad o donde no escuchemos bien una comunicación verbal.

Existen varias normas de comunicación en barrancos. Se adjunta la utilizada por algunos grupos de rescate como la “MRA” o la “NASAR”.
Lo más aconsejable es que antes de empezar un descenso y con todxs lxs participantes presentes se marquen y queden claras este tipo de comunicaciones y el significados de cada una.





Esta información ha sido extraída de espeleo-aventura.blogspot.com.es
Info: espeleopicos@gmail.com - Tel: 627237335 - http://espeleo-aventura.jimdo.com/ludus
 
4.2. Elección del material de seguridad y comunicación: Elegiremos el material de seguridad que vamos a llevar cada persona, este material englobara: Mosquetones de seguridad, cabos de anclaje, material vario de instalación, ochos, cintas de diferentes medidas, anillos de cuerda, cordinos preparados para machard o material para ascenso (dependiendo de cada unx), baldostano o material de descenso por cuerda tensa (dependiendo de cada unx),  arnés, casco, guantes, neopreno, escarpines, botas de barrancos, cuerdas de progresión y de seguridad, cuerdas auxiliares en caso de ser necesario, bidón estanco con botiquín, silbato, navaja, protector de cuerda, teléfono,  etc.)

Dependiendo de los conocimientos de cada persona llevaremos un material que sepamos utilizar correctamente, por supuesto debemos tener formación en maniobras de rescate y auto-rescate, técnicas de progresión tanto en vertical como horizontal y conocimientos en primeros auxilios.

4.3.   Revisión del material al comienzo de la actividad y durante el desarrollo de la misma: Antes de iniciar la actividad, aunque ya lo hayamos comprobado antes de salir de casa, volveremos a comprobar que el material que vamos a utilizar está en perfecto estado: Que los mosquetones funcionen correctamente, que las cuerdas no estén tocadas ni tengan flores, que los cierres de los arneses funcionan correctamente...

No repararemos jamás en ser meticulosxs a la hora de comprobar nuestro material ya que nuestra vida y la de nuestrxs compañerxs van a depender de este equipo.
Antes de montar una instalación en cualquier cabecera, aunque a simple vista se vea en perfecto estado, también comprobaremos las mismas, muchas veces las argollas tienen hendiduras echas por la utilización y el desgaste  y no las vemos si no nos fijamos, los anclajes de la pared pueden estar defectuosos por haberles golpeado una piedra, además de muchos  otros factores  que debemos tener en cuenta.
Por lo tanto perderemos este poco tiempo en comprobar el buen estado de el equipo y las cabeceras.

4.4. Comunicación interna y externa:  La comunicación la partiremos en dos grupos, comunicación interna y comunicación externa.

-          Como comunicación interna entendemos la manera y la forma de comunicarnos dentro del grupo, sea esta comunicación por gestos, mediante un silbado u otros métodos de comunicación conocidos y entendibles por todxs los componentes del grupo.

(A la comunicación interna se hace referencia en el punto 4.1. “Organización interna del grupo”)

-          Como comunicación externa entendemos el poder comunicarnos con equipos de rescate y emergencia si fuese necesario, para ello lo más sencillo será llevar un teléfono en el bidón estanco, (mejor varios en diferentes bidones) y tener claro los teléfonos a los que podemos llamar pada pedir socorro siendo la mejor opción el 112, ya que directamente se coordinará el equipo necesario para el rescate.

  4.5. Coordinación con otros técnicos y equipos de rescate: En caso de tener un accidente tenemos que prestar nuestra ayuda a la persona accidentada, en función de nuestros conocimientos en primeros auxilios, hasta la llegada del equipo de rescate. Si nuestros conocimientos no son los suficientes o no tenemos conocimientos sobre el tema (lo cual no debería ser así), debemos informar en la llamada para que nos digan y ayuden en lo que podemos y no podemos hacer. A la llegada del equipo de rescate, termina nuestra función, no obstante tenemos que estar preparadxs para prestar nuestra ayuda en el caso de que la necesitasen.
 
Si conocemos los métodos y técnicas que tenemos que utilizar en caso de accidente, no dudaremos en prestar nuestra ayuda.

Debemos seguir un protocolo secuenciado dividido en 3 pasos: PAS. Saltarnos el orden o alguno de los pasos conduce a sobre accidentes y/o retraso en la asistencia del accidentado. (Extraido del artículo Actuación en accidentes en barrancos de sosmontaña para cuerdarasa) sosmontaña.com - Actuación en Accidentes en Barrancos

Protocolo PAS:

1. Proteger
¿Es segura la escena? ¿Podemos acceder hasta el accidentado sin ponernos en riesgo nosotros mismos? ¿Está en riesgo el resto del grupo?
Es necesario ese corto espacio de tiempo para tomar aire y hacer una valoración rápida pero consecuente de la situación.
Dentro de este paso incluimos la prevención de contagio de enfermedades durante la atención, con medidas de barrera como guantes, y comienzan las medidas de atención psicológica para minimizar el impacto psicológico posterior.

2. Alertar: 112
La información que proporcionemos será clave para movilizar los recursos más adecuados (sanitarios, rescate o ambos), y localizarnos lo más rápido posible, así que merece el tiempo que se le dedique y contestar con calma las preguntas del operador:
- Que ha sucedido, cuando, y donde (indicar la posición lo más exacta posible, utilizando coordenadas geográficas, referencias conocidas o reseñadas y accesos conocidos)
- Número de víctimas, edad y estado: llamaremos tras realizar una rápida valoración si es posible acceder hasta él, indicando los datos objetivos de mayor a menor gravedad y hora del accidente o de inicio de los síntomas. Recordamos que decimos signos o síntomas pero no diagnosticamos, porque podemos confundir, por ejemplo no decimos apendicitis, diremos dolor abdominal intenso.
- Si existe algún peligro por meteorología, incendios, líneas eléctricas dañadas, etc.…

Si somos dos y no hay cobertura para llamar al 112, ¿dejamos solo al herido para buscar una zona donde llamar? Si, si no alertamos, la ayuda nunca llegará, pero antes de movernos aseguraremos la máxima supervivencia y comodidad del accidentado.
Recordemos volver a llamar al 112 si se produce cualquier cambio importante en el estado de la víctima o del entorno, tanto si supone mejoría como empeoramiento de la situación.

3. Socorrer

Ante un accidente en un barranco podemos encontrarnos ante 2 situaciones: podemos seguir con el herido para salir del barranco (por la vía de escape más cercana o segura), o debemos parar y esperar la ayuda.
Nuestro botiquín nos tiene que dar respuesta a ambas situaciones, especialmente en la segunda puesto que nos enfrentaremos a un medio hostil que favorece las complicaciones, como puede ser la hipotermia, por ello a veces incluimos elementos de supervivencia dentro del botiquín (otros montañeros los prefieren en otro lugar). Hay que tener en cuenta que los tiempos de resolución de accidentes en montaña pueden ser muy largos, pudiendo alcanzar una noche no prevista, cambios de meteorología, riesgo de riadas, etc. Debemos hacer una segunda valoración de la escena pausada, valorando todas estas circunstancias y como gestionarlas.
Debemos aprender la actuación correcta en cada situación específica con el objetivo de mantener la vida y evitar complicaciones, para ello es imprescindible la formación.

4.6.  Evacuación y rescate: Hoy en día tenemos la facilidad de disponer un mismo numero el cual enlaza directamente con el equipo que sea necesario para el rescate, siendo este policía o guardia civil, bomberos, equipos de socorro en montaña, hospitales, asistencia médica, etc.
Para facilitar y agilizar todo lo posible el rescate, deberemos aportar toda la información que podamos sobre lo que ha pasado y responder todas las preguntas que nos vayan haciendo con tranquilidad. También es importante identificarnos.
Si el rescate requiere helicóptero es importante preparar la zona antes de su llegada, conocer la actuación para comunicarse con el piloto y las normas de seguridad. Podeis ver más info en sosmontaña.com - Rescate en helicóptero



4.7. Centro médico y farmacia más cercanos: Deberemos de saber también donde está el hospital y la farmacia más cercana, bien sea para ir al hospital en caso de urgencia como para poder ir a la farmacia en el caso que sea necesario.


5. Formación previa:


Partiendo de la base de que deberemos estar formados en los diferentes campos que engloban esta actividad como es el barranquismo, poco mas queda por añadir:

Deberemos formarnos en:

·           Formación previa de técnicas de rescate
·           Formación en primeros auxilios
·           Formación en progresión y descenso de barrancos
·           Formación en aguas bravas
Además esta formación la complementaremos con cualquier otra que nos parezca necesaria o queramos nosotrxs aprender.


Bibliografía:



Espeleo-aventura.blogspot.com.es


Fotografías – Txipi Zigua y Alejandro Llorca

Redacción – Txipi Zigua
 


 




 



  
4.                     

 




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario